Karma Instantáneo: «Donde las dan las toman»

Pocas veces puede uno comprobar con satisfacción que alguien que, a sabiendas, ejerce el “mal” hacia otra persona acaba catando su propia medicina. Si, si… se que la Ley del Talión (ojo por ojo) y todo eso no es el camino correcto y tal y cual… Pero que diablos, de tanto en tanto estos granujas bien tienen que recoger lo que han sembrado ¿no? Vamos, aplicar un poco aquello de “Donde las dan las toman“.

Veamos por ejemplo el siguiente vídeo. Una carrera de bicicletas y un puente. Dos corredores llegar a la par, compitiendo por conseguir el primer puesto. Pero las artes de uno de ellos tienen más bien al lado oscuro… y como tal las ejerce para derribar al rival.

Hasta aquí bien podría ser la clásica situación (que vemos día tras día tras día) en la que el “malo” se sale con la suya y tan tranquilo… pero esta vez no. Porque el karma instantáneo cuenta con agentes infiltrados entre los mortales para llevar a cabo sus designios, y este no fue otro que devolver el golpe propinado más un extra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.