La abuelita tenía ganas de disparar su escopeta, pero quizá no recordaba el poderoso retroceso del arma. Al final la cosa queda en un simpático fail sin más consecuencias.

La abuelita y la escopeta