La broma de la boñiga es una broma lowcost con la que siempre vas a triunfar ante tu audiencia.

Su funcionamiento, muy simple. Solo hay que crear cierta expectación sobre algo que tenemos “atrapado” debajo de un “cazo” y permitir que “la víctima” lo agarre fuertemente entre sus manos en el momento de levantar “la jaula” (¡rápido!¡rápido!¡que no se escape!¡agarralo fuerte!).

Ah, eso si… cuando el tipo tenga el trofeo en la mano (generalmente tardará 1 o 2 segundos en asimilar que tiene una boñiga flatulenta en la mano), mejor que empieces a poner tierra de por medio lo más rápido que te permitan las piernas… xD