La broma de lanzar a un colega inconsciente de un avión con paracaídas

De no tratarse de un fake (cosa poco probable) podríamos estar ante una de las bromas más extremas que a la mente enfermiza de un colega pueda urdir. La cosa consiste en montar una buena fiesta de cumpleaños y asegurarse de que el homenajeado quede totalmente doblado (a ser posible inconsciente).

Una vez en este estado hay que apresurarse a equipar a la víctima con el traje, gafas y paracaídas. Llevarlo al aeropuerto, subirlo a un avión y, debidamente amarrado en tándem a un paracaidista profesional, lanzarlo al vacío.

Es de esperar que en pleno descenso a toda velocidad recuperará la consciencia y empezará a disfrutar de lo lindo de tan elaborada broma. Ah, es importante que todo el proceso quede perfectamente grabado para disfrutar del momento una y otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.