La broma del muerto en el ascensor

Parece que Brasil se está destacando como un país fuente de bromas de cámara oculta (y con preferencia por los temas “parapsicológicos”). Si hace unos días recibíamos el impacto en las redes del vídeo de la “niña fantasma en el ascensor” ahora le toca el turno a una broma que puede que vaya un poco más allá en su misión de causar algún que otro infarto.

Un ascensor, una inocente víctima propiciatoria y un ataúd (con su muerto correspondiente, aunque como podéis imaginar se trata de un “muerto muy vivo”), son los únicos elementos que necesita esta “escalofriante broma“.

Lo primero es ingeniárselas para dejar a solas a la víctima con el ataúd. Después, un oportuno traqueteo propiciará que el señor difunto (medio cuerpo) surja del ataúd. Lo siguiente ya es de película de miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.