Nada como ir al trabajo y encontrarte de morros con un oso… lo que no sabe el pobre tipo es que está siendo víctima de una broma por parte de sus compañeros del tajo: la broma del oso.