La siguiente broma es ideal para darle una lección de humildad al típico colega fortachón al que no hay manera de ganarle haciendo un pulso. La cosa es hacerse pasar por un debilucho al que puedes permitirle usar las dos manos y en el momento que menos se lo espere… ¡Zas, en toda la boca!