La capacidad de reacción de este bombero ruso está fuera de toda duda. A pesar de estar profundamente dormido, el simple ruido de sus compañeros haciendo un simulacro de emergencia y corriendo hacia la salida hace que se ponga en modo automático y que se una a ellos en la carrera.

Broma del simulacro de emergencia