La historia se repite… también a pequeña escala

La historia es obstinada. ¿O es el destino? Bueno, tanto da. El caso es que si “eso” se curra un meteorito para erradicar a los grandes dinosaurios de la faz de la tierra, no se va arrugar por el simple hecho de que cuatro científicos hayan dilapidado cantidades indecentes de dinero para convertir un sapo en un dinosaurio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.