La incompatibilidad de las copas y las celebraciones (alcohol mediante)

Finlandia, que recientemente fue proclamada campeona del mundo de Hockey sobre Hielo, parece haberse sumado a la moda de intentar destrozar sus propios trofeos (al estilo Sergio Ramos, vamos).

En este caso el protagonista de tan insólitas imágenes es el asistente de la selección Finlandesa, Pasi Nurminen. Al parecer este señor estuvo festejando en exceso el triunfo de su equipo nacional en el avión que les llevaba de vuelta a casa (tras ganar de forma contundente a Suecia en la final por un 6-1).

Nurminen, es este estado de justificada euforia, descendió por las escaleras del avión con ostensibles gestos de felicidad (y de llevar alguna que otra copa de más). El problema (que se podía prever) llega cuando alcanza el último escalón del avión… calcula mal y se da de bruces contra el suelo (llevándose por delante la propia copa del mundo de hockey).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.