Que la persona que rotula los números que van saliendo del bombo de la lotería se confunda entre el 27 y el 21 (la cuarta bola en aparecer en el vídeo) entra dentro de lo comprensible. Pero que el siguiente número en aparecer sea precisamente ese número con el que se ha “confundido” (el 21) empieza a apestar a posible amaño.

Solo hay que ver la cara de la chica que lee los números cuando dice 27 y ve aparecer el 21 en pantalla. ¿Está entonces la lotería nacional Serbia amañada o se trata de una jugarreta del azar?

El lío descomunal que se a montado en Serbia a raíz de las sospechas de amaño en su lotería nacional ha llevado a su responsable directo a dimitir y al primer ministro a pronunciarse en el sentido de que investigarán (y castigarán duramente si procede) este caso.