A estas alturas de la película, ya nadie duda de la magia del maquillaje. Ni Gandalf el Blanco se atrevería con un sortilegio de este nivel.

la magia del maquillaje