La niña quería que el barco tocara la bocina. Apostada en el muelle, no dejaba de hacer el gesto de hacer sonar la bocina del barco (muy al estilo ferrocarril en las pelis del oeste). Al final, no sabemos seguro si atendiendo a su petición o no, la bocina del barco sonó.