La rebelión de Lucifer

¿Quién no conoce a Lucifer, el ángel caído, señor de los Infiernos? Dice el mito de Lucifer que era el primer arcángel de Dios, el más leal, el más hermoso. Sin embargo, cuando Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, y ordenó a todos sus ángeles arrodillarse ante él, Lucifer se negó a hacerlo. Aquí las diversas versiones del mito dan una explicación diferente a la causa de este hecho. Algunas dicen que por orgullo personal no se quiso arrodillar ante el hombre, otras porque amaba tanto a Dios que no quería arrodillarse ante nadie que no fuera el propio Dios. Este hecho provoca una escisión entre los ángeles que deriva en una guerra celestial, hasta que Dios castiga a los rebeldes expulsándolos del Cielo.
Ahora imaginaos a Dios como un gran científico, con un gran laboratorio. Con sus grandes conocimientos construye un grupo de pequeños robots que le ayuden en sus tareas. Esos robots, inofensivos para el científico, tendrán una fuente de energía infinita, tendrán una inteligencia artificial que les permita aprender, y sólo obedecerán al científico. Y tiene tantos robots que crea una jerarquía de mando. El mejor modelo, al que ha construido con toda su pasión, y al que tiene gran cariño, le da el liderazgo de los demás robots. Pero un día, el científico descubre la biología, y decide crear un clon suyo, aunque bastante inferior a él y con menos capacidades. Y descubre que esa es su mejor obra. Más incluso que el mejor de sus robots ayudantes. Sus clones tienen una parte suya, y por lo tanto sus robots deberían obedecer a los recién creados clones, y así lo ordena. ¿No sería posible que la inteligencia artificial de algunos robots no supiera como actuar ante dos órdenes contradictorias? ¿No es lógico pensar que si el robot al mando toma una línea de acción, sea cual fuere, aquellos robots que están programados para seguirle le seguirían? ¿Y si los diferentes bandos creados determinaran que los demás robots están funcionando incorrectamente y llegaran a la conclusión de que hay que retirarlos del servicio? Ante el caos que se crearía el científico inicialmente no sabría como reaccionar. Sobretodo porque su robot preferido está en el bando que se niega a acatar sus ordenes. Al final el científico decidiría actuar, porque se esta quedando sin robots. ¿No es posible que debido al aprecio que tiene por sus robots el científico no desee destruirlos, pero en su ira los expulse de su laboratorio y les cierre las puertas para siempre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.