La soberbia del maestro (II)

Ya en su día vimos a un maestro un tanto despreocupado por llamarlo de alguna manera, ahora nos encontramos en medio de un combate y ambos contrincantes se discuten, en ese periodo de tiempo, entra en acción “el maestro”, dónde enseña un claro ejemplo de paciencia y serenidad.

Pa grandes los mios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.