La triste historia de un gruñón

Un hombre con cara de pocos amigos. Es el perfecto gruñón. Mala cara por la mañana, mala cara al mediodía y mala cara por la noche. Todo el mundo puede percibir su mal rollo.

Pero la realidad es que detrás de esa “mala cara” se esconde, simplemente, alguien profundamente triste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.