La víctima del siguiente vídeo (registrado el 26 de enero del presente año en Londres) tardó unos instantes en darse cuenta de que su móvil ya no estaba en sus manos. El ladrón, un auténtico maestro entre los amigos de lo ajeno, solo tuvo que hacer una maniobra con su bicicleta y el resto lo dejó a su mano ultra-rápida.

En un visto y no visto el smartphone había cambiado de manos y el ladrón de móviles huía a lomos de su “montura”.

En fin, esperemos que al final acaben pillando a este habilidoso ladronzuelo y tenga la oportunidad de demostrar sus habilidades con las manos en alguna que otra oscura mazmorra.

Ladrón de móviles