Hay que ser muy fan o muy coleccionista de gorras para arriesgarse a robarle la gorra a una de estas máquinas de matar de la UFC.