Las comparaciones son odiosas

Hay que ver lo fácil que es manipular al personal. Solo hay que omitir los números que no interesan y destacar los elementos que te benefician.

Por ejemplo este cartel del Metro de Madrid. En él podemos ver una curiosa comparativa de los precios del billete sencillo de metro entre la capital española y diferentes ciudades del mundo.

La manipulación no está en mentir sobre los importes. Es de suponer que los datos son correctos (mucho suponer, pero hagamos un acto de fe). La manipulación (como un buen samaritano se ha encargado de destacar) es haber obviado informar el coste relativo de ese billete en función del poder adquisitivo de sus usuarios (en relación al salario mínimo interprofesional).

Y no solo el salario mínimo interprofesional de la mayoría de esos países (con billetes de metro muuucho más caros que aquí) dobla o triplica el español, también sabemos perfectamente que los salarios medios siguen el mismo patrón

Precios europeos pero sueldos “españoles”… lo de siempre.

Vísto en | http://soypelopo82.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.