Solo hay que ver lo que sufre este pobre hombretón después de una, supuestamente, inofensiva vacuna. ¡Para que luego digan que las vacunas no duelen! ¡La gran farsa de la medicina! ¡Abajo las agujas y las inyecciones! (en pastilla, pomada o polvos mucho mejor que en supositorios, gracias).

Para ser sinceros diría que el tipo ya estaba lamentándose bastante antes del pinchazo, pero bueno… era dolor por adelantado xD