Si pones a un rebelde al otro lado de la barra, a un auténtico rebelde, pueden pasar cosas como esta.

– ¿Su nombre?
– Bryan, con y griega
– Vaaaaaale…

rebelde al otro lado de la barra