¿Pensabas que la vida de Cthulhu, el Yeti, Drácula, el Kraken, los Zombies y un montón de monstruos “clásicos” más estaría completamente desprovista de preocupaciones? Pues ni mucho menos. Y es que los monstruos también tienen sus problemas.