Los peligros de ir con prisas a la gasolinera

Hoy vamos a aprender porque no es bueno ir con prisas a la gasolinera.

Repostar gasolina es una cosa muy seria, y como tal es mejor no hacerlo con muchas prisas. El combustible puede suponer peligros de tal magnitud que no hace falta ni mencionarlos, pero sería bueno no olvidar los riegos que entraña algo tan aparentemente inofensivo como la manguera del surtidor.

En esta ocasión, por suerte, parece que la víctima de este aparatoso doble-mortal hacia atrás tenía ciertas dotes innatas de gimnasta profesional (o una suerte de valor incalculable) y la caída no tiene pinta que tuviera un desenlace fatal…

En fin, que el conductor del vehículo tenía mucha prisa o ya hemos llegado a ese punto en que vemos el precio de la gasolina y se nos dispara el pie sobre el acelerador para huir despavoridamente del lugar…

peligros de las prisas en la gasolinera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.