Si, así es. Mientras algunas de las más prestigiosas universidades del mundo lo siguen investigando y algunos descreídos lo niegan, los efectos secundarios que aparecen en la gran mayoría de personas justo después de las épocas de fiestas (como podremos comprobar después de navidad y fin de año) son más que evidentes.

Esperemos que encuentren la cura (aunque hay sospechas de que el poderoso lobby de los gimnasios hace fuerza para que los científicos sigan dedicándose más al turrón que a resolver esta terrible realidad).

efectos secundarios de las fiestas