Luchando hasta el final: el valor de la perseverancia

Nunca hay que tirar la toalla. Esto es aplicable a cualquier tema. Hasta que no suena la campana final, hay posibilidades. Hay que perseverar. Ser tozudo y creer en tus propias posibilidades. Y sino que se lo pregunten a este boxeador.

Por el aspecto de su cara (muy castigada) parece que ha estado recibiendo un severo correccional por parte de su rival. Una y otra vez acaba en la lona. Apura la cuenta para coger aire y vuelve a competir. Al final el árbitro le avisa… un derribo más y detendrá la pelea. En la esquina, su entrenador, le da el toque… ¡ahora o nunca muchacho!

El resto de la historia en el vídeo.

(Ah! Si no te gusta el boxeo y no vas a querer ver el vídeo te digo que al final se giran las tornas y el último esfuerzo de este boxeador le significa una victoria épica sobre su rival.)

Luchando hasta el final

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.