Si lo que podemos ver en el siguiente vídeo no tiene trampa ni cartón, creo que podemos asegurar que nos encontramos ante un auténtico maestro del equilibrio.

No te pierdas lo que este tipo es capaz de hacer con unas pocas botellas de cristal y el pulso de un cirujano.