No hace falta ser adivino para presagiar que se está cocinando un desastre. Un señor con huevos (muchos huevos), una señora de buen ver en una postura sugerente y una cáscara de plátano: una composición que solo puede indicarnos… ¡malos presagios!

malos presagios