Mama osa regañando a su pequeño osezno

Nunca sabremos que fue lo que hizo enfadar tanto a esta mama osa como para meterle semejante rapapolvo a su pequeño osezno, pero parece seguro que este no lo va a volver a hacer.

En cualquier caso tranquilos, el brusco acto disciplinario acabo con un tierno abrazo entre madre e hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.