Mami, mami… el señor del coche de al lado nos está haciendo gestos…

Los seguidores del Black Metal también van en coche a los sitios. Y sus coches no tienen por que ser forzosamente vehículos con forma de ataúd, hachas sangrientas, cruces invertidas ni nada parecido.

Lo que ya es algo más raro es que vayan por ahí “tuneados” (maquillados) con su peculiar estilo fantasmal/demoníaco/vampírico a plena luz del día y al volante de su inocente utilitario.

Sin duda una auténtica sorpresa para los conductores que se vayan cruzando con tan peculiar personaje (!y tan simpático que va saludando a todo aquel con el que se cruza con el característico saludo heavy!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.