María Dolores de Cospedal: «Donde dije digo, digo Diego»

Pillar a los políticos en España con la mentira en la boca no es que sea demasiado difícil, pero pocas veces ha sido tan evidente (por aquello de que uno es esclavo de sus palabras) que con María Dolores de Cospedal (secretaria general y número 2 del Partido Popular de Rajoy) y el caso de las cuentas de Luis Bárcenas en Suiza.

En su momento María Dolores de Cospedal, pedía la dimisión del candidato de CIU, Artur Mas, por su supuesta vinculación con unas cuentas en Suiza, pero ahora, después que a causa de las investigaciones de la trama Gürtel se haya sabido que Luis Bárcenas (extesorero del PP) llegó a tener hasta 22 millones de euros en su cuenta en Suiza, no se aplica el cuento y no piensa dimitir.

Para que la gente se haga una idea de lo radical que ha sido su cambio de opinión sobre lo que hay que hacer en estos casos, citamos lo que declaraba Cospedal durante la campaña para las elecciones a la Generalitat de Catalunya: «vosotros os imagináis que a un presidente del PP en una comunidad autónoma, se hubiera sabido que ellos, su familia, o sus predecesores del mismo partido, tienen dinero fuera o han evadido o se han quedado con dinero que no era de ellos y se hablara de cuentas corrientes en Suiza, ¿A que yo ya habría tenido que dimitir?».

Pues va a ser que no. Aquí no dimite ni el tato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.