La convivencia en las comunidades de vecinos es una de las cosas más complicadas del mundo. Por muy buena voluntad que uno ponga en tener una buena relación con el resto de vecinos siempre habrá uno (o varios… o todos…) que pondrá las cosas ciertamente difíciles.

Un buen ejemplo de estas tensas relaciones son carteles como el que sigue.

Parece ser que un vecino del autor de este cartel tiene frecuentes ardores de estomago, por lo que suele tomarse el conocido medicamento Almax. Lo malo es que también suele arrojar “la esquinita del sobre” a su patio, por lo que ya la tenemos liada.

Ahora ya dependerá de la reacción de “quien molesta”. Si simplemente deja de hacerlo, bravo. Pero como bien sabréis, abundan los maleducados… y es poco probable que la cosa se solucione tan fácilmente… ¿No crees?

almax vecinos