Ni uno. Ni tan siquiera uno ha sido capaz de aparcar siguiendo las líneas pintadas en el suelo.

parking del parlamento