De tanto en tanto suceden esos fails que bien merecen el adjetivo de épicos. Y aunque a nosotros generalmente los certámenes de belleza ni fu ni fa, podemos presuponer que para estas chicas se trata de algo trascendental.

El epic fail en cuestión consistió en coronar a Miss Colombia (una chica bien maja) como ganadora del certamen y le otorgaba el título de Miss Universo, aunque la alegría le duró tan solo unos segundos.

Steve Harvey, el conductor del premio, cometió el lamentable error de coronar a la Miss equivocada.

La verdadera Miss Universo era, por decisión del sabio jurado, Miss Filipinas (una chica igual o más maja que la otra, evidentemente), quien fue entronizada como la mujer más bella del Universo (!wtf!).