Nada por aquí, nada por allá…

Pongamos que estas currando en el típico supermercado cutre por 800€ mensuales. Es última hora, ha sido un día duro, como casi todos. Estas cansado y solo piensas en irte a casa. Te pones a hacer caja … venga contar billetes y billetes que engrosaran la cuantiosa cuenta de tu jefe cuando … zas!!!

jejeje… por suerte no hay que lamentar heridos y todo queda como una curiosa anécdota para contar a los nietos dentro de unos años :D

Fuente: FailBlog.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.