Con una música cálida y agradable, podemos contemplar las incomodidades que tienen los vehículos cuando empiezan las primeras nevadas en Montreal, todo muy divertido, siempre y cuando no nos toque!