No puede haber honor más elevado para un padre metalero que tu hija de dos años se arranque cantando el alfabeto en un perfecto estilo heavy metal.