Otra demostración de que no nos podemos fiar de la primera impresión. La siguiente imagen puede llevarnos fácilmente a equívocos, cuando en realidad se trata de algo absolutamente inocente.

Eso, que no es lo que parece. Y si ya no viste nada raro desde el principio, enhorabuena, estas libre de pecado xD

no es lo que parece