No es la primera vez que lo vemos, pero nunca está de más recordarlo: nunca celebres la victoria antes de cruzar la linea de meta.

PD: Y aun otro ejemplo más flagrante, para que ni se te ocurra hacerlo.