Puede que este muchacho, estando sobrio, sea un auténtico maestro del parkour. Pero en el estado que parece estar en el vídeo su habilidad dando brincos de contenedor a contenedor y de contenedor a cubo de la basura es más bien escasa. O puede que sea una nueva modalidad llamada parkour etílico, ¿no?