¿Te imaginas como sería un partido de fútbol en el que los jugadores de ambos equipos estuvieran completamente borrachos? Pues ahora puedes comprobarlo con tus propios ojos gracias a este didáctico vídeo.

Las normas para este partido de fútbol entre borrachos son sencillas:

  • Cada equipo tiene que tener una concentración promedio de alcohol en la sangre de 1.0 antes de empezar.
  • Se hará un test a cada jugador que marque un gol. Si la concentración de alcohol en sangre de ese jugador está por debajo de 1.0 ese gol será invalidado.

¡A pimplar (y que ruede el balón)!