La afición al disfraz o, mejor dicho, al cosplay, es un fenómeno completamente transespecie. Estos perros, sin ir más lejos, nos demuestran su afición al Universo de Star Wars disfrazándose de alguno de sus personajes más conocidos.