Pillado mirando el escote de la princesa

Ni los más selectos y cultivamos miembros de las capas altas de la sociedad se escapan de las más mundanas reacciones humanas.

Un buen ejemplo es este buen hombre, Pentti Arajärvi, marido de la presidenta de Finlandia, que no pudo evitar que sus ojos se posaran en el escote de la princesa Mary de Dinamarca, con quien se sentó en un almuerzo.

Pero lo mejor es el burdo intento de disimular mirando hacia el techo cuando se vio descubierto por la “víctima”… ¡parece casi un sketch humoristico!

Mirando el escote de la princesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.