Mucho cuidado al pasar al lado de un camión… nunca se sabe cuando la puerta trasera puede estar mal cerrada y acabar derribándote de un portazo.

Un fail tremendo y, seguramente, bastante doloroso para los sorprendidos motoristas.