Posiblemente, el mejor gol en propia puerta de la historia del fútbol

Si lo hace a propósito no le sale. Se le ha llamado “el escorpión inverso“, y estéticamente es, indudablemente, un gran gol.

El problema es que el defensor se marca este bello tanto en propia puerta tras un intento fallido de despeje del balón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.