Al portero que protagoniza el siguiente vídeo le va a costar olvidar ese traspié (que demuestra un nivel de torpeza supino) que le costó un gol en propia puerta (y que, para su desgracia, fue debidamente grabado en vídeo y subido al youtube).