Primer día de la era Obama

Barak Obama ha sido proclamado presidente de los Estados Unidos de América (el que hace 44) entre vítores de las masas y el mundo se ha parado para oír su emotivo discurso. Pero parece que todo sigue más o menos igual (de mal).

Hay que darle tiempo, claro. Lo que se espera de él necesita un tiempo que dista mucho de la inmediatez de los milagros.

Barak Obama: Esperanza y promesa de cambio

Pero mejor será que estemos bien preparados para lo peor: el posible desencanto y la decepción de aquellos que esperan, precisamente, un milagro.

Puede que Obama acabe siendo un gran presidente de los EEUU, eso nadie lo pone en duda, pero no se va a librar de tener que hacer “lo mas conveniente” en cada momento. Aunque eso resulte impopular. Por lo que si conviene seguir cubriendo a su aliado en oriente-medio, Israel, lo hará. Y si conviene alargar la estancia de sus tropas en Irak, se alargará. Y si para combatir el terrorismo hay que atacar otro país…

Pero que no se mal entienda todo lo anterior. Seguramente Obama representa unos valores mucho mas elevados que, por ejemplo, los de Bush, Blair, Aznar y compañía. Pero me da la sensación que se espera demasiado de alguien que, al fin y al cabo, tampoco va a tener las manos libres para hacer y deshacer a su antojo.

Y cuanto mayor es la esperanza en algo, mayor es el desencanto si fracasa.

No por casualidad uno de sus lemas es Hope (Esperanza).

3 Replies to “Primer día de la era Obama”

  1. Cierto Marius. Puede que se hayan depositado demasiadas ilusiones y esperanzas en Barak Obama y que se haya simbolizado en exceso su imagen de “cambio”, para que luego incumpla o no pueda cumplir (que no es lo mismo) todas sus promesaS. También es cierto que, todo cambio de George W. Bush es mejor, mucho mejor, aparte de todos los valores que lleva consigo.

    A mi me recuerda un poco, repito, un poco, a lo que pasó con Zapatero en España (“apoyaré el Estatuto de Autonomia que apruebe el Parlament Català”). Esperanzas depositadas, esperanzas pronto frustradas.

    Pero bueno … no todo siempre tiene que ser igual. Demosle tiempo.

  2. En el caso de Zapatero, como sucederá con Obama, es que no pueden cumplir sus promesas, puesto que sus compañeros de partido no les dejan, en algunos casos, puede que el presidente mande al país, pero no siempre manda en su partido, y esto hay que tenerlo en cuenta.

    Además en USA existen pequeñas mafias por llamarlo de alguna manera, como la Skull & Bones, que son decisivas en determinadas acciones del país, independientemente de que partido este governando.

    Yes, We can’t…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.