Un tipo con muchas cosas en las manos tiene que atender una llamada. Su petición para que le ayuden a sostener algunas de sus cosas es atendida por una retahíla de buenos samaritanos. Pero la sorpresa llega cuando el artículo que deben sostener es un consolador de considerables dimensiones.

¿Qué harías tu en una situación parecida?