El youtuber Josh Paler Lin quiso hacer un pequeño experimento sociológico. Buscó un homeless al azar y le dio 100 dólares. No hace falta decir que el hombre apenas podía creerlo. Con lágrimas en los ojos pidió poder dar un abrazo a su benefactor y se fue.

Pero Josh tenía otros planes. Sin que el homeless se percatará, le hizo seguir con una cámara oculta para saber que hacía con esos 100 dólares, y lo que descubrió le conmovió tanto que no pudo evitar volver a dar con él para escuchar su historia.

Thomas, pues así se llama este hombre, renunció a su trabajo para poder cuidar y pasar más tiempo con sus padres enfermos. Desafortunadamente, los perdió a ambos en los últimos dos meses debido al cáncer y a una insuficiencia renal. Al poco tiempo se encontró en la calle, sin trabajo y sin hogar. Pero incluso en esta terrible situación Thomas no duda en compartirlo todo con los demás.

El éxito de este vídeo ha sido fulgurante. Colgado el pasado 22 de diciembre (ayer), acumula poco menos de 3 millones de reproducciones en Youtube (¡en un solo día!), y la página habilitada el mismo día para recaudar fondos y proporcionar una segunda oportunidad a este buen hombre, acumula la friolera de 21.000 dólares (¡también en solo 1 día!).

PD: Os daréis cuenta del tirón que tiene este vídeo cuando veáis que los datos de reproducciones y del total acumulado de donativos para Thomas se desfasan de forma muy sensible con los datos que recopilé en el momento de redactar este post.