¿Quién dijo que un stormtrooper no podía ser adorable?

De acuerdo que, en sus orígenes, los stormtroopers eran una pandilla de clones sin un ápice de personalidad, pero desde que empezaron a conformar el ejercito imperial (y a mezclarse con no-clones) hemos tenido la oportunidad de ver ejemplares de lo más variopintos.

En esta ocasión se trata de un joven cadete stormtrooper acompañado de su padre (también stormtrooper).

¿No resulta tierno?

Seguramente, pero cuidado. En el campo de batalla, si eres un rebelde, no dudará en dejarte frito :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.