Ratas de biblioteca: Todos los muertos tienen la misma piel, de Boris Vian

Todos los muertos tienen la misma piel (Les morts ont tous la même peau) es otra novela de Boris Vian, escrita en 1947 y perteneciente al grupo de sus obras publicadas con el seudónimo de Vernon Sullivan.

Después de la experiencia positiva con Que se mueran los feos y Escupiré sobre vuestra tumba deseaba seguir explorando el lado oscuro de este polifacético autor francés.

Todos los muertos tienen la misma piel, aunque carece de la contundencia y la crudeza de Escupiré sobre vuestra tumba no dejará a nadie indiferente.

En este caso el libro nos presenta a Dan Parker, un duro y expeditivo barman de Nueva York.

Dan, aunque su genética se ha combinado para otorgarle todos los atributos físicos propios de un blanco, tiene parte de sangre negra en sus venas. Ha logrado hacerse un lugar en la sociedad de los hombres blancos, ocultado su herencia negra. La repudia.

Dan vive como un blanco, casado con una mujer blanca y con un hijo blanco. Pero todo esto cambia cuando aparece Richard, un hermano negro que decide chantajear a Dan amenazándolo con romper su mascarada de hombre blanco y desvelando sus raíces a todo el mundo.

A partir de este momento algo se romperá en el interior de Dan Parker, cayendo en una vorágine de resentimiento, confusión sexual y violencia incontrolable.

Todos los muertos tienen la misma piel | Casa del libro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.